Algo para compartir, Ultimo matrimonio feliz (espero q NO sea así)!

deseo compartirles algo de mi familia, cercana-lejana pero al fin de cuentas mi familia, tomado del periodico Vanguardía Liberal de Bucaramanga – Dpto Santander.

Se casaron en 1937, cuando la radio apenas llegaba a Charalá. Vivieron en el campo, tuvieron doce hijos y se trasladaron a Bucaramanga cuando los mayores hicieron su vida. Hoy, ven crecer a sus nietos y a sus bisnietos. Tienen 100 y 95 años y aún se preocupan por si alguno de los dos tiene fiebre. David León

Acabó de cumplir 100 años. Su voz es agudísima y difícil de manejar. Trata de vocalizar bien pero la respiración le interrumpe los sonidos.

“Yo no le oigo nada”, dice su esposa. Su esposa desde hace 72 años. Setenta y dos. Está sentada junto a él. Minutos después de que la conversación comienza, ella le pone la mano cerca de la rodilla y la mantiene ahí.

Él la mira de vez en cuando, siempre muy formal, con su saco y corbata.

Está un poco afiebrado, pero Isabel ya le ha medido la temperatura y ha autorizado que se quede.

Entre pregunta y pregunta ella lo mira y lo va interrogando por su cuenta sobre pequeñas cosas: “¿se acuerda…?” Sí, ambos mantienen todavía una muy buena memoria. La de ella con muchos episodios y la de él con detalles.

“Yo vivía en una finca a cinco kilómetros de Charalá y ella dictaba clases en un colegio a dos kilómetros del pueblo y trabajaba en un almacén. Siempre me gustó. Era una señorita moderna. En el mes de octubre, yo bajaba al pueblo y ella iba para el colegio con una amiga. Yo reuní valor y me acerqué. Le pregunté si se llamaba Isabel Pereira. Ella respondió que sí y yo me presenté”.

Aunque no dice el año de ese mes de octubre, si se tiene en cuenta que su “noviazgo” fue de apenas tres meses y tienen 72 años de casados, se puede concluir que se refiere al año 1937.

David León fue hijo único. Tenía 28 años. Vio a Isabel en el colegio, le gustó, averiguó su nombre y la abordó.

Ese año, la economía de Charalá prometía prosperar, pues recién habían construido la carretera que la comunicaba con Duitama (Boyacá).
“Nosotros no tuvimos entrevista ninguna hasta que nos casamos, un seis de enero. Pero por intermedio de una familiar de la señora dueña de la casa donde estaba ubicada la escuela, yo le mandaba cartas cada 15 días y ella me las respondía. Nos dejábamos con ella las noticias”.

Isabel dice que sí hubo entrevistas. En esto no concuerdan pero es natural y después de tanto tiempo, seguramente es lo de menos.
“Un día llegué a la finca y le dije a mi papá: ‘papá, me quiero casar’. Él dijo que le parecía bien, que ella era buena y que quería a la familia”.

A los padres de David, las referencias les llegaban por medio de la Celestina que auspició el casamiento. Isabel no quiere dar el nombre.
“El matrimonio fue en la capilla de Jesús Nazareno a dos cuadras de la Iglesia, porque la estaban reconstruyendo y la cerraban entre semana”.

David es un hombre piadoso, igual que su esposa. Recuerda la venida de los Papas Pío VI y Juan Pablo II. Los ojos de Isabel brillan ante la memoria.
“Después de casarnos nos fuimos a vivir al campo. Habíamos hecho una casita, ni buena ni muy mala. Mis papás siguieron viviendo con nosotros, a ella la tenían como una hija”.

La vida transcurrió sin grandes cambios, apacible. “Nosotros nunca tuvimos un sí ni un no en nuestro matrimonio”.

Ni siquiera la violencia desatada por el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán pareció afectarlos.
“El 9 de abril no supimos nada. Se supo hasta el domingo porque fuimos a la misa.

Años después, con sus hijos ya mayores, se trasladaron a Bucaramanga.
“Fue por el estudio de los hijos que decidimos trasladarnos. Un día mi hijo mayor fue de visita a la finca y me dijo que les estábamos haciendo falta en Bucaramanga, entonces vendimos la finca”.

Tuvieron doce hijos. Dos murieron y los demás hicieron su carrera profesional: Luis Alfonso, Teresa de Jesús, José David (quien murió de una embolia pulmonar siendo adulto), María Isabel (quien está en Inglaterra), Margarita, José de Jesús, Francisco, Juan Ignacio (quien murió al nacer de una dificultad respiratoria), Ignacio María, Javier, Consuelo y Cecilia.

Cuando se le pregunta por qué cree que su matrimonio ha sobrevivido todos estos años, David responde: “esas son cosas de mi Dios”.
Se levanta despacio. Mira a su esposa que de vez en cuando lo interrumpe y nunca se queja.

Espera con paciencia las fotos y luego va a sentarse. Le deja a ella el resto de la labor con las visitas.

Isabel Pereira

Isabel Pereira se sonroja cuando su esposo habla de ella. De que era una señorita moderna. “Era una alborotada” y se ríe con ganas. Alborotada: avanzada para su época.

En Charalá, por 1933 llegó una antena a la Alcaldía, “eso fue la novedad. Y los radios los ponían en la segunda planta de la casa. A veces  lo escuchaba en la casa de la modista donde yo trabajaba, pero lo que se oía era una chicharronera, no había un programa claro. Eso no se entendía”.

Nació en Sincelejo pero se considera charaleña porque allá se formó, estudió y se casó cuando tenía 23 años.

Le pregunta a David si se siente bien. El asiente con la cabeza y ella prosigue.
“Yo lo conocía por ahí pero no teníamos amistad ninguna. Alguien me trajo noticias de que yo le gustaba y ahí fue que le empecé a poner atención”.

En palabras de Isabel, lo de ellos fue una cosa corta. “Tuvimos tres entrevistas, no había abrazos ni besos”.
Pero setenta y dos años después todavía se cogen de la mano.

Las entrevistas consistían en sentarse frente a los padres de él o de ella o con la celestina en medio de ellos y hablar de las obras que se presentaban en el colegio.
“Mis papás no lo conocían pero confiaban en los informes que esa persona que estaba mediando les traía, porque era sincera y franca”.

Que el padre de Isabel aceptara de buen agrado los cortejos de David fue una gran suerte.

El hombre fue Coronel en la Guerra de los Mil Días, sobreviviente de la batalla de Palonegro.
“David fue a mi casa, habló con mi papá y se citó la fecha. No se opuso. Los informes que le habían dado eran que David era buena persona, piadoso y buen hijo, que es una cualidad muy grande”.

El día del matrimonio, Isabel levantó revuelo entre la sociedad prestante de Charalá porque se casó con un color desacostumbrado para el vestido de novia: el negro.
“La gente habló, pero eso a mi no me importó”.

El domingo que asesinaron a Jorge Eliecer Gaitán, Isabel se mantuvo serena porque estaba esperando un hijo.
“Para nosotros no hay partidos” y lo asegura porque le gusta el periódico que fundó Alejandro Galvis Galvis y afirma que sufrió en 1989 cuando le hicieron un atentado.

Se siente orgullosa de la colección de revistas que tiene, se preocupa por el orden que guarda en su casa y ante cualquier ruido, pregunta qué pasó.

Incluso, cuando David se sentó a su lado, sabiendo que estaba afiebrado, levantó su mano surcada por las venas de la experiencia y la llevó a la frente de su esposo.

Comprobó que no tenía fiebre y terminó con la entrevista.

pa’ q les voy a hablar carreta, me gustaría mantener este enlace por eso lo guarde en mi perfil y pues me gustaría tener una vida así, llena de sacrificios, bueno no le pedire a una mujer tener 12 hijos, ni que tengamos que vivir 72 años de matrimonio (hasta la muerte nos separe, don David León Fallecio el pasado sábado 7 de noviembre de 2009, creo q menos tiempo de vivir) y pues en estos tiempos de constantes cambios, de relaciones temporales, resulta utopico llegar a tener una relación como esta y aunque es una visión romantica de la vida, me gustaría algún día intentarlo, (más adelantico, cuando tenga con que sostenerme $$$, uds saben!!!). bueno espero que les guste y con esto demuestro q en mi familia aun hay nobleza…..!!!

Fuente: http://www.vanguardia.com/archivo/33272-a-ultimo-matrimonio-feliz

Oscar Ortiz

pa’l recuerdo!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s